Atención al cliente
+(57) 553 7118

Enfermedad Cardiovascular mayor causa deceso en Colombia.

Enfermedad Cardiovascular mayor causa deceso en Colombia.
Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la mayor causa de muertes en Colombia, en la actualidad, el infarto, la trombosis, la hipertensión y la diabetes están en la lista de las 10 principales causas de mortalidad en Colombia, lo cual pone al país frente a una epidemia de las enfermedades cardiovasculares – ECV, el caso de las ECV se caracteriza por una aparición gradual de los síntomas, una larga duración de la enfermedad y causas varias caracterizadas por hábitos de vida no saludables como sedentarismo, consumo de tabaco, alcohol y sal, así como sobrepeso u obesidad. Las ECV fueron la causa de muerte de 60.000 colombianos en 2011, por lo que uno de cada tres fallecimientos en el país tuvo ese origen durante ese año. El infarto: Dentro de este grupo de enfermedades se destaca la isquémica cardiaca o infarto como responsable del mayor número de casos fatales. Para 2011 este fue el responsable de la muerte de 29.000 colombianos, afectado en su mayoría a los hombres, con 16.000 casos. Lo anterior significa que en ese año murieron, en promedio, 80 personas al día a causa de esta enfermedad. Las tasas de mortalidad por 100 mil habitantes de infarto entre 2005 y 2010 más elevadas se registraron en los departamentos de Tolima (84,53), Caldas (81,72), Quindío (74,53), Risaralda (70,50), Huila (68,17), Cundinamarca (64,74), Antioquia (63,58), Santander (62,44), Valle del Cauca (59,72), Meta (59,43), Magdalena (58,82), Atlántico (54,83), Norte de Santander (54,54), Cesar (53,03), Arauca (52,43), Sucre (52,28), Boyacá (52,18) y Caquetá (49,51). Un DEA es un dispositivo electrónico portátil, dotado de electrodos destinados a generar pulsos eléctricos que pueden descargarse sobre el corazón. Su objetivo es reactivar su funcionamiento en caso de paro cardiaco o devolver el ritmo normal cuando haya de arritmias que puedan llevar a la muerte. la ley 1831 del 2 de mayo de 2017, que establece, concretamente, la obligatoriedad de estos aparatos en todos los lugares de alta afluencia de público y en el transporte de asistencia básica de pacientes (ambulancias no medicalizadas), además del entrenamiento adecuado para el manejo de estos equipos. Entre los lugares que, de acuerdo con la ley, ahora deberán tener estos desfibriladores están: transportes asistenciales básicos de orden terrestre, fluvial, marítimo y aéreo; terminales de transporte; escenarios deportivos públicos y privados; entidades públicas como gobernaciones, asambleas, concejos, ministerios; cárceles; la Presidencia de la República, el Congreso, altas cortes, Fiscalía y complejos judiciales; sistemas de transporte masivo; escenarios culturales; centros de rehabilitación; universidades; colegios, centros comerciales; unidades residenciales; comandos de la Policía y resguardos Indígenas.

Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la mayor causa de muertes en Colombia, en la actualidad, el infarto, la trombosis, la hipertensión y la diabetes están en la lista de las 10 principales causas de mortalidad en Colombia, lo cual pone al país frente a una epidemia de las enfermedades cardiovasculares – ECV,  el caso de las ECV se caracteriza por una aparición gradual de los síntomas, una larga duración de la enfermedad y causas varias caracterizadas por hábitos de vida no saludables como sedentarismo, consumo de tabaco, alcohol y sal, así como sobrepeso u obesidad.

Las ECV fueron la causa de muerte de 60.000 colombianos en  2011, por lo que uno de cada tres fallecimientos en el país tuvo ese origen durante ese año.

El infarto: Dentro de este grupo de enfermedades se destaca la isquémica cardiaca o infarto como responsable del mayor número de casos fatales. Para 2011 este fue el responsable de la muerte de 29.000 colombianos, afectado en su mayoría a los hombres, con 16.000 casos. Lo anterior significa que en ese año murieron, en promedio, 80 personas al día a causa de esta enfermedad. Las tasas de mortalidad por 100 mil habitantes de infarto entre 2005 y 2010 más elevadas se registraron en los departamentos de Tolima (84,53), Caldas (81,72), Quindío (74,53), Risaralda (70,50), Huila (68,17), Cundinamarca (64,74), Antioquia (63,58), Santander (62,44), Valle del Cauca (59,72), Meta (59,43), Magdalena (58,82), Atlántico (54,83), Norte de Santander (54,54), Cesar (53,03), Arauca (52,43), Sucre (52,28), Boyacá (52,18) y Caquetá (49,51).

Un DEA es un dispositivo electrónico portátil, dotado de electrodos destinados a generar pulsos eléctricos que pueden descargarse sobre el corazón. Su objetivo es reactivar su funcionamiento en caso de paro cardiaco o devolver el ritmo normal cuando haya de arritmias que puedan llevar a la muerte.

la ley 1831 del 2 de mayo de 2017, que establece, concretamente, la obligatoriedad de estos aparatos en todos los lugares de alta afluencia de público y en el transporte de asistencia básica de pacientes (ambulancias no medicalizadas), además del entrenamiento adecuado para el manejo de estos equipos.

Entre los lugares que, de acuerdo con la ley, ahora deberán tener estos desfibriladores están: transportes asistenciales básicos de orden terrestre, fluvial, marítimo y aéreo; terminales de transporte; escenarios deportivos públicos y privados; entidades públicas como gobernaciones, asambleas, concejos, ministerios; cárceles; la Presidencia de la República, el Congreso, altas cortes, Fiscalía y complejos judiciales; sistemas de transporte masivo; escenarios culturales; centros de rehabilitación; universidades; colegios, centros comerciales; unidades residenciales; comandos de la Policía y resguardos Indígenas.

Compartir:

Destacadas

Facebook comments